VivaColombia será una nueva aerolínea de bajo coste de Colombia, ofreciendo pasajes a precios muy bajos en comparación con las líneas aéreas tradicionales. VivaColombia pretende imitar el modelo de las aerolíneas de bajo costo que ya funciona desde hace años en Estados Unidos y Europa con enorme éxito, aunque en principio esta nueva aerolínea se dedicará a las rutas del interior del país, si bien no descarta ofrecer rutas internacionales en el futuro.

VivaColombia ha visto la oportunidad de negocio, brindando una alternativa de transporte a los más de 34 millones de pasajeros que se desplazan por el interior del país en viajes que duran más de 6 horas, y que nunca utilizan el avión debido a las altas tarifas usuales en este medio de transporte. Estos viajeros se decantan por otras opciones como el carro, el bus, etc. sacrificando comodidad y tiempo, para poder desplazarse de la manera más económica posible. Así mismo el objetivo de esta nueva aerolínea es también captar a aquellos viajeros frecuentes que viajan en avión pero que viajarían todavía mucho más si las tarifas aéreas fueran más baratas. VivaColombia pretende demostrar que es posible ofrecer vuelos nacionales a precios de $20.000 o $30.000 pesos por pasajero (sin impuestos), y a su vez obtener beneficios económicos.
Actualmente VivaColombia prevé iniciar sus operaciones en mayo de 2012, y se encuentra en el proceso de elegir el avión con el que va a conformar su flota, entre el Boeing 737-800 o el Airbus A320. Dicha flota estará compuesta inicialmente por 3 aviones y si el crecimiento cumple las previsiones se ampliará a 5 aviones a finales del 2012. Su base de operaciones será Medellín, pues es un aeropuerto menos congestionado que Bogotá, y los costes operativos son más reducidos. Por otro lado, uno de sus campos de batalla es conseguir que el gobierno elimine o reduzca los costos asociados a los tiquetes aéreos que finalmente recaen sobre el pasajero, como por ejemplo el IVA aplicado a los tiquetes, el sobrecosto por combustible (que parece que se eliminará el 2012), las tarifas aeroportuarias, el IVA de importación en los repuestos de los aparatos aéreos, los impuestos al arrendamiento de los aviones, etc. Todos estos “gastos” adicionales dificultan el establecimiento de tarifas muy competitivas.

La sociedad colombiana espera con atención el desembarco de esta nueva línea aérea esperando que se avive la competencia, que los precios de las compañías tradicionales se ajusten, que se abran nuevas rutas, y que, fundamentalmente, el acceso a los viajes en avión sea accesible al mayor número de colombianos posible, lo cual redundará en un mayor desarrollo del turismo y de los negocios en el país.